‘Un rector no necesita asesores’

Urania Cecilia Molina

El catedrático Eduardo Flores indica que la Universidad de Panamá tiene a su disposición 4 mil 200 profesores para cuando los requiera.

Eduardo Flores, catedrático de Física de la Universidad de Panamá (UP), vuelve por segunda vez a la carrera por la Rectoría de la casa de estudios superiores Octavio Méndez Pereira para el período 2016–2021.

La UP ha desmejorado su nivel académico y de investigación y la situación se evidencia en las mediciones internacionales. ¿Tiene usted algún plan para mejorar esta situación?

Sí. Para mejorar nuestro posicionamiento en la evaluación internacional, debemos facilitar que un número mayor de profesores obtenga el doctorado, estimular la investigación y procurar fondos internacionales para esta actividad. Aumentar la cantidad de académicos dedicados a la investigación.

Además, incorporar a jóvenes talentosos con estudios de doctorado para acrecentar el impacto de las publicaciones y las patentes registradas; promover los intercambios académicos para fortalecer los vínculos entre la universidad, las empresas y el Estado; y proponer una norma legislativa en la que un porcentaje del presupuesto de la Universidad de Panamá esté destinado a la investigación.

¿Cuál será su política con los centros estudiantiles, de los que se ha denunciado que funcionan como órganos clientelistas?

Debemos procurar centros de estudiantes independientes, sin intentar controlarlos. Que internalicen que el mejor dirigente estudiantil es aquel que sirva de modelo a sus compañeros en lo académico, en lo cultural, en su compromiso con la institución y la sociedad. Para esto, estimularemos el debate participativo de los grandes problemas nacionales, para que además de formar profesionales de calidad, formemos ciudadanos.

¿Cómo saneará las finanzas, cuando es conocido por todos que hay una veintena de asesores y funcionarios que no cumplen con las labores para las cuales fueron contratadas?

El rector de la universidad no necesita asesores. A su disposición están los 4 mil 200 profesores para cuando la universidad los requiera.

Los universitarios vivimos el agotamiento de un modelo de gestión académica y administrativa centralista, personalista, politizado, inflexible e ineficiente. Hay un reclamo generalizado sobre la adopción de un nuevo modelo de gestión, que se caracterice por ser descentralizado, horizontal, colectivo, eficiente, democrático, transparente y con rendición social de cuentas. La Universidad de Panamá debe convertirse en una institución ejemplar de la administración pública.

Después de las múltiples denuncias y perjuicios detectados por la Contraloría General de la República en la Fundación Universidad de Panamá, ¿que hará con ella en su administración?

Se tendrá que definir claramente si la Fundación de la Universidad de Panamá es un ente privado o pertenece a la universidad. Si es un ente privado, no debe recibir fondos generados por la universidad; si es de la universidad, entonces es auditable por la Contraloría General de la República.

Debemos crear un sistema de integridad universitaria, que puede denominarse “Mi Universidad Transparente”, que asegure la auditoría social de la comunidad universitaria y nacional, intolerante a toda manifestación de corrupción. Es necesario adoptar la rendición de cuentas en todos los niveles de la administración universitaria.

¿Qué acciones está dispuesto a tomar para recuperar el patrimonio universitario cedido en arrendamiento y ventas en condiciones cuestionables y contratos que, a juicio de expertos y exdirectores de contrataciones públicas, han sido leoninos?

Estoy dispuesto a tomar todas las acciones legales que nos permita la ley. Tendremos que hacer un análisis legal y económico, de la legalidad de estos actos, y en caso de que se encuentre que hay alguna transgresión a alguna norma, se tendrá que revertir el proceso.

El haber vendido las tierras de la Facultad de Ciencias Agropecuarias y dejar a los estudiantes de esta facultad sin tierras para hacer sus prácticas, fue un crimen académico. Así como vende las tierras que tenía esta facultad en Río Hato, que por la baja humedad de esta zona eran tierras aptas para la reproducción de semillas, fue privar a la universidad de un sitio importante para la investigación agropecuaria.

¿Está de acuerdo con que el salario mensual de un rector sea de más 12 mil dólares?

No estoy seguro de que ese sea el salario. Por favor, me hace esta pregunta el 1 de octubre, cuando tome posesión como rector.


Léase también: Sueldos récords en la Universidad de Panamá

Anuncios

La Universidad de Panamá y los cursos virtuales

Eduardo Flores Castro

El siglo XXI es el escenario en el que la innovación tecnológica tendrá un fuerte impacto por su magnitud e importancia sin precedentes. Nuestro estilo de vida, nuestra forma de pensar y organizar las ideas reciben influencia cada vez mayor de las nuevas tecnologías. No existe un aspecto de la vida cotidiana en el que la tecnología no imprima su rúbrica, obligando a los más recelosos a hacer uso de ella.

La educación en todas sus formas y niveles es quizá el mejor ejemplo de esta realidad. De aquí, que la Unesco mantiene como una de sus tareas inmediatas la promoción y desarrollo de competencias a través de la incorporación directa de las nuevas tecnologías al proceso de enseñanza-aprendizaje.

Muy ligada a las aplicaciones tecnológicas está la denominada Educación Virtual, la cual es una variante de la Educación a Distancia, con la particularidad de que sus herramientas emplean el Internet como autopista de comunicación que entrelaza a docentes y estudiantes sin limitaciones temporales ni espaciales. Con la llegada de la WEB, se potencian las posibilidades del aprendizaje virtual, mediante el desarrollo de aplicaciones específicas, redes sociales y sobretodo el surgimiento de sistemas de administración de contenidos. En su conjunto, todas estas herramientas favorecen la verdadera democratización del conocimiento sustentado en una visión globalizada de la educación.

La educación universitaria tiene mucho que ganar al introducir la variante virtual en su abanico de ofertas metodológicas. Estudios recientes señalan que las 20 universidades más prestigiosas de Norteamérica y el Reino Unido han introducido la virtualidad en un 38 % de su oferta académica. Expertos, pronostican que para el 2020 la enseñanza virtual podría alcanzar un 60 %.

La Educación Virtual para los estudiantes de la Universidad de Panamá (UP), representa otra opción de capacitación desde cualquier lugar o región sin las limitaciones geográficas como obstáculo. Ellos no tienen que interrumpir sus estudios por cambios de horario laborales, embarazos, etc. Ofrece de manera honrosa, capacitación a personas con capacidades disminuidas. Da acceso las 24 horas a los contenidos y objetos de aprendizaje elaborados para estimular el autoaprendizaje. Reduce el número de horas presenciales de un programa académico, disminuyendo el estrés que producen los horarios tradicionales que no siempre consideran la inseguridad y los problemas de movilización que enfrenta el estudiante. Da la oportunidad de recibir una educación de calidad con contenidos actualizados y estandarizados.

La Educación Virtual para un docente, representa la oportunidad de elaborar aulas virtuales como herramientas didácticas. Permite interactuar de forma personalizada con cada participante a través de foros y video-conferencias. Da seguimiento particular a cada participante y permite medir su avance. Responde a dudas específicas de cada participante en tiempo real y diferido. Permite actualizar los contenidos de un curso anualmente, y posibilita elaborar pruebas formativas y sumativas en línea.

Para el logro de estos objetivos, se requiere que nuestra universidad realice una serie de adecuaciones de forma y fondo. Se debe considerar la posibilidad de que en algunos casos se haga una organización docente bimodal, en los que se incluyan horas presenciales y horas virtuales en la organización académica del docente. Debemos iniciar una revisión de aquellos cursos a nivel de licenciatura y postgrado que, de acuerdo a las consultas con los docentes, permitan una gradual pero sistemática virtualización de sus contenidos. La renovación tecnológica de la UP es una necesidad.

CATEDRÁTICO DE FÍSICA, UNIVERSIDAD DE PANAMÁ.

Entrevista del Boletín Panamá Vive, al Dr. Eduardo Flores Castro

1. ¿Cuáles han sido sus aportes como catedrático de la Universidad de Panamá?

Junto con dos colegas, hemos elaborado el primer libro de texto de Física hecho en Panamá. Como primer Presidente de la Sociedad Panameña de Física, estructuramos las actuales Olimpiadas Panameñas de Física. Como Decano de la Facultad de Ciencias N.E.T, consolidamos la Revista Tecnociencia, siendo en este momento la revista científica más importante del país. Nuestros estudios de ruido han servido de sustento para elaborar normativas para el control de este contaminante. Junto con los miembros del Consejo Editorial de la Revista Cultural Lotería, digitalizamos todos los números de la Revista Lotería, para que cualquier persona pueda tener acceso a través de la página WEB de esta institución. Hemos desarrollado múltiples investigaciones que han sido publicadas en revistas nacionales e internacionales.

2. ¿Cuáles son sus inquietudes sociales en favor de la Universidad?

Aspiro a una Universidad tal como lo concibió Octavio Méndez Pereira, que resuene con las necesidades del pueblo panameño y que sea “Antena de sus afanes, dolores, alegrías y esperanzas”

3. ¿Cómo lograr una universidad de primer mundo?

Con pertinencia en sus carreras y sus aportes a la sociedad a través de sus proyectos de investigación. Pero para que esto sea posible se requiere que los universitarios estén en pleno ejercicio de sus libertades y que no sientan temor para expresar sus ideas.

4. ¿Qué piensa de la reelección del Rector de la Universidad de Panamá?

La reelección del Rector es ilegal ya que nuestra ley no lo permite. Es absurda, ya que después de cuatro periodos (14 años), es inconcebible que alguien piense en cambiar la ley para que se reelija el actual Rector. Es negativo para la Institución porque:

  • Las esenciales funciones de docencia, investigación, extensión, producción y servicios de la Universidad quedan subordinados al interés político electoral.
  • Impide alternabilidad de las visiones, planes, programas, proyectos, metas y estilos de dirección.
  • En una comunidad universitaria de más de 4 mil quinientos docentes, nadie puede autocalificarse de indispensable.
  • Niega un mínimo de igualdad de condiciones para los docentes-candidatos al cargo más elevado de la primera casa de estudio de este país.
  • La obcecada sugerencia de reelección es un mal precedente que debilita y le resta significado democrático a la autonomía a lo interno y externo de la Universidad.

5. Usted tiene amplia simpatía de docentes, estudiantes y personal administrativo en la Universidad de Panamá, ¿aceptaría ser candidato a Rector?

A solicitud de un gran número de universitarios, cuando se abra el periodo de postulación, nos presentaremos como candidato a Rector de la Universidad de Panamá.

6. ¿Como hombre de ciencia, cuál  es su sueño para la juventud panameña?

Sueño con una juventud con una sólida formación en las humanidades, las economías, la ciencia y la técnica. Que sea siempre critica y cuestione los procesos clásicos. Que sea consiente de su compromiso social. Que no renuncie a nada sin haberlo intentado.

“Plancharon cursos a docentes por no apoyar al rector GGP”

Katheryn Quintero M.
kquintero@elsiglo.com

Exdecano de la facultad de Ciencias señaló que la UP requiere inversión y nuevas carreras profesionales

ENTREVISTA

El exdecano de la fac ultad de Ciencias, profesor de física, y candidato a la rectoría, Eduardo Flores, de finió como urgente la necesidad de abrir la ventana a la educación virt ual frente a una Universidad de Panamá (UP) carente de inversión.

Flores hizo alarde de sus cinco libros publicados sin dejar de aprovechar la oportunidad para señalar que el vicerrector académico está tomando ventaja frente al resto de los postulados gracias a su cargo.

Describa en 50 de palabras la gestión de Gustavo García de Paredes (GGP).

El primer periodo fue bueno, cuando quiso quedarse se degradó su administración y el clientelismo se apoderó de la institución. Si García de Paredes hubiera cumplido con un solo periodo, habría pasado a la historia como un buen rector. Cambiar las reglas para poder reelegirse es una aberración, eso debe corregirse.

Hay señalamientos de que GGP ganó su popularidad con prácticas clientelistas. ¿Se sentiría cómodo manteniendo esa situación o plantea un cambio radical?

El rector tiene mucho poder. Hay docentes que se ganan los concursos, pero no les dan el tiempo completo por haber apoyado a otros candidatos. Tengo dos ejemplos, la profesora Nereida Herrera, de la facultad de Medicina, y Luis Cubilla, todo porque me apoyaron en la pasadas elecciones. Ellos tienen el nuevo cargo, pero están dejando de percibir mil 500 dólares mensuales, no se les ha hecho el ajuste que les corresponde.

¿Se toman decisiones políticas?

Se toman decisiones politiqueras.

¿Es cierto lo que algunos dicen de que el vicerrector académico Justo Medrano es el ungido de GGP?

Debió retirarse de su cargo apenas se postuló, es un problema ético, no es posible que continúe en el car go de vicerrector. Él viaja a las regionales, usa los servicios de la institución: autos, choferes, gasolina, viático… Me parece bien que lo haga, pero con sus propios recursos. Esto pone en desventaja al resto.

Ya la Contraloría concluyó que hubo más de 400 mil dólares de lesión patrimonial en la Fundación de la UP. De ganar, ¿gestionará la disolución de esta fundación o la UP seguirá colaborando con ella?

La función de la fundación es canalizar el dinero de organizaciones internacionales que financian un proyecto para que sea más ágil el proceso de compra. Con lo que no estoy de acuerdo es con que se niegue la auditoría a la fundación. Creo que hay que demostrar transparencia.

En los últimos 20 años han proliferado las universidades privadas con el aval de la U y una calidad académica cuestionada. ¿Cómo vería su administración este tema: mayor supervisión en aprobar la creación de universidades privadas o total apertura?

Estas juegan un papel importante y seguro que hay universidades de calidad; si existe alguna que no cumpla los requisitos debemos preguntarnos cómo llegó a dónde está. La UP deb e cumplir con el papel fiscalizador, a mi entender no estamos jugando ese papel. Aprobamos carreras que quizás no tienen sustento, pero no es tanto quién presenta la carre ra, sino quién la aprueba.

La educación en Panamá sigue mal parada, ni siquiera hacemos las pruebas PISA por temor a salir de últimos. ¿Desde la UP se puede hacer al go por mejorar o solo se debe resignar a recibir estudiantes deficientes de bachillerato?

Los profesores muchas veces son egresados de nuestra universidad, hay que mejorar desde la base. Tenemos estudiantes que se enfrentan al campo laboral con software que no tenemos. Es momento de abrirle la puerta a la enseñanza virtual, es fundamental, es el futuro, debemos brindar clases alternativas, mejorar los laboratorios.

¿Cuál es el estado actual de la UP?

Nos encontramos con una UP llena de necesidades en infraestructura y laboratorios. Se dice que no hay presupuesto, pero se invirtió el año pasado cerca de tres millones de dólares para instalar brazos y cámaras para la seguridad creo que habían necesidades más urgentes.

¿Cuáles son esas necesidades?

La UP debe estar preocupada por el agro, el tema ambiental y el sistema judicial. Hace diez años se deb ió trabajar en la formación de especialistas en el tema hídrico o las energías renovables, ya tenemos el problema en frente y no nos preparamos, falta innovación.

¿Está preparado para las críticas de Miguel Antonio Bernal o también intentará aplicarle mordazas?

Para Bernal y cualquier otro colega. Una administra ción decente debe investigar el origen de la crítica y aceptar si se tiene razón. Sin críticas, una administración sería desastrosa.

¿Ha pertenecido a partidos políticos o tiene relación con el Gobierno?

Nunca, en mis 59 años.

El Preguntón: “Adiós a la politiquería”

CANDIDATO FLORES LA QUIERE FUERA DE LA UP

Ivis Leonardo Franco

Clientelismo
Según el candidato a rector, es una mala práctica a eliminar

PERFIL

  • Nombre: Eduardo Flores Castro
  • Profesión: Catedrático de Física de la Universidad de Panamá (UP)
  • Tiene 34 años de servicio
  • Edad: 58 años
  • Libros que ha publicado: Cinco
  • En los últimos cinco años ha escrito 65 artículos
  • Ha dictado más de 100 conferencias

El físico Eduardo Flores vuelve a la contienda por la rectoría en la Universidad de Panamá (UP). Hoy se confiesa con “El preguntón” y prometió que de llegar a la Colina, acabará con la politiquería y la persecución.

¿Por qué quiere ser rector?
“Se necesita rescatar la academia, ya que el componente politiquero es demasiado fuerte en la institución”.

¿En qué consiste su propuesta?
“Construir una universidad con visión de futuro, donde se proyecten los problemas nacionales. Estos temas son nulos en la Universidad de Panamá”.

La UP necesita hacer cambios importantes, ¿cuáles?
“Tenemos que crear nuevas carreras, además de construir una universidad con mayores libertades, donde el derecho a disentir se respete”.

Entonces, ¿se ha perdido ese rumbo?
“Sí, pero estamos a tiempo de rescatarlo. Es el momento crucial para renovarnos por el bien de todos”.

Llega a la rectoría, ¿cuál es el principal reto a asumir?
“Cambiar la dinámica de una porción de los universitarios que a lo mejor querrán seguir con los viejos esquemas del clientelismo y la persecución. Eso no lo vamos a permitir”.

Esta elección terminará con la era de Gustavo García de Paredes.
“La ley le impedía postularse por su mayoría de edad”.

Urge a gritos un cambio de rector.
“Más que el cambio de rector, la universidad necesita un cambio de gestión. El modelo administrativo está agotado y urge renovarlo”.

Lo bueno, lo malo y lo feo de la gestión de García de Paredes.
“Lo bueno, su primer año de gestión; lo malo, su componente clientelista y politiquero; y lo feo, la reelección”.

Estuvo la UP secuestrada durante estos 20 años, ¿qué piensa usted?
“Hubo un secuestro desde el punto de vista de las libertades, de la proyección y el papel que la UP debe jugar”.

Es la segunda vez que usted aspira al cargo, ¿lleva chance esta vez?
“Estamos convencidos de que la gran mayoría de los universitarios va a votar por una propuesta renovadora y académica”.

Su mayor contrincante es Justo Medrano, el bendecido de García de Paredes. ¿Cómo le hará la pelea?
“Le haré la pelea desde un punto de vista académico”.

Usted acusó a Medrano de utilizar recursos de la institución para favorecerse. ¿Es una contienda desleal?
“Por supuesto. En el fondo está haciendo proselitismo”

Lo tildan como el candidato del revanchismo.
(Ríe). “Es que no tienen nada de qué acusarme. El revanchismo es contra el clientelismo, la intimidación y contra aquellas personas que se creen que son los dueños de la universidad”.

¿Cómo le gustaría que lo llamen: señor rector o rector magnífico?
(Ríe). “Les pido que de llegar a la rectoría no me llamen rector magnífico”.

¿Realizaría auditorías ante la sospecha de malos manejos de recursos públicos?
“Toda nueva gestión necesita realizar auditorías para saber qué se recibe y si hubo alguna irregularidad”.

El estancamiento de la UP es producto de los tropiezos administrativos, ¿qué piensa usted?
“Se debe a la falta de visión y que la academia ha sido reemplazada por la politiquería. Lo que hay es un atraso institucional”.

¿Por qué urge la renovación universitaria?
“Se necesita evaluar lo que está. Decir lo que está bien, lo que hay que continuar o reforzar, y lo que está mal, cambiarlo”.

¿Cómo está la educación en Panamá?
“No está en su mejor momento. Ha habido una falta de coordinación entre la Universidad de Panamá y el Ministerio de Educación”.

Estos son aspirantes al cargo. Diga lo que piensa en una frase: Justo Medrano
“Conoce a la Universidad de Panamá”.

Nicolás Jerome
“Conoce cómo funcionan las oficinas públicas del país”.

Argentina Ying
“Académica”.

Dorindo Cortez
“Un buen político”.

Gilberto Boutin
“Jurista renombrado”.

Los postgrados y la renovación de la Universidad de Panamá

Por Eduardo Flores Castro

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, ha definido la Universidad como un espacio para la producción de conocimiento. De aquí, que los postgrados son los llamados en primera instancia a la producción, difusión y aplicación de conocimiento. Por lo tanto, el sistema de postgrado, junto a la investigación, es un factor estratégico para el desarrollo social sostenible e incluyente, basado en el conocimiento. De este modo, la pertinencia social debe ser el referente central para la creación y evaluación de los programas de postgrado.

En Latinoamérica, los postgrados han tenido una gran expansión en las últimas dos décadas. A esa expansión han coadyuvado diversos factores, entre ellos, la presión por una mayor especialización al interior de las profesiones, generada por la competencia en el mercado laboral; la generalizada percepción del deterioro de la calidad de la formación del pregrado; la obsolescencia de los saberes frente a la acelerada producción de nuevos conocimientos y tecnologías; y las nuevas demandas sociales.

En la Universidad de Panamá (UP) los postgrados también han tenido crecimiento. No obstante, se trata de un crecimiento por agregación, determinado por criterios de oferta, sin atención a una programación y planificación basada sobre estudios de necesidades y demandas sociales. De igual manera, los postgrados se han desarrollado con una débil vinculación con el mundo laboral. En el caso de las maestrías de modalidad profesional, cuyo objetivo es generar capacidades para aplicar conocimiento, han tenido escasas interrelación con los sectores productivos. En el caso de las maestrías de modalidad académica, cuyo objetivo es formar investigadores, han tenido escasos vínculos con centros y proyectos de investigación. Algunos se han creado sin contar con los equipos de laboratorio necesarios, pensando solo en la autogestión, dejando de un lado la acreditación de la Universidad. Todo programa de maestría debe incluir como título intermedio un diploma de especialización, de manera que se optimice el esfuerzo que hacen los estudiantes, que en algunos casos se ven imposibilitados de concluir sus estudios.

La Renovación del Sistema de Postgrados en la Universidad de Panamá requiere concertar acuerdos específicos con sectores productivos y empresariales que posibiliten la aplicación de conocimientos e innovación y, al mismo tiempo, se constituyan en espacios de aprendizaje para nuestros estudiantes. Sobre la base de esta concertación, se debe construir una agenda para la creación de programas de especialización, maestrías, doctorados y postdoctorados. Mejorar la calidad de nuestras Licenciaturas es una tarea de igual importancia, y es imperante dotarlas de los equipamientos necesarios, para que logren certificarse, pues serán estos egresados los que se incorporarán a los postgrados.

Es indispensable diseñar modelos pedagógicos y didácticos no tradicionales, con un fuerte soporte en las tecnologías de información y comunicación. Pero para esto es necesario incorporar un núcleo básico de profesores que le dedique una alta proporción de su tiempo a los programas de postgrado, donde desarrollarán actividades de docencia e investigación. Además, es forzoso llevar la formación de los investigadores a otros espacios de aprendizaje, tales como centros de investigación de excelencia del país y del exterior, mediante acuerdos de cooperación, el desarrollo de pasantías y planes de movilidad académica de estudiantes y profesores.

Se requiere además, generar condiciones y oportunidades para que los egresados de los programas de postgrado tengan dominio de lenguas extranjeras, particularmente aquellas que dan soporte a la circulación del conocimiento y a las relaciones económicas entre los países. De aquí que es nuestro deber ampliar las oportunidades de acceso, permanencia y egreso del postgrado a los más amplios sectores sociales, étnicos y culturales, bajo la concepción del carácter público de la universidad y del conocimiento como un bien público.

CATEDRÁTICO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ.

Universidad renovada e investigación

 

Eduardo Flores Castro

La investigación en la Universidad de Panamá (UP) necesita de una priorización institucional y una consultada definición de las líneas estratégicas de mayor impacto. Esto demanda incrementar el apoyo a esta actividad, aumentar la cantidad de académicos dedicados a la investigación e incorporar a jóvenes talentosos con estudios de doctorados, para acrecentar el impacto de las publicaciones y las patentes registradas, difundir ampliamente los trabajos realizados y ofrecer mayores incentivos a los docentes que investiguen. Se requiere promover los intercambios académicos, sobre la base de una sólida cultura de la investigación, para fortalecer, en pro del país, los vínculos entre la UP, las empresas y el Estado.

Para un docente con gran cantidad de horas de clases, aunado a las obligaciones de horas de servicios administrativos, le es muy difícil cumplir con las exigencias que implica un proyecto de investigación, de ahí la necesidad de que el nuevo modelo de gestión rediseñe la Institución para impulsar la investigación científica en todos los campos del conocimiento.

El enfoque moderno que debemos aplicar es el de investigación-desarrollo-innovación, hacia la sociedad y la propia institución educativa; es decir, no existe innovación sin desarrollo y no existe desarrollo sin investigación. Nuestra propuesta es considerar a la investigación como la actividad donde se invierten recursos para generar y aplicar el conocimiento, con el fin de superar los problemas que enfrenta la sociedad.

La UP está obligada a dignificar y restablecer el ejercicio de una política de investigación indispensable para contribuir al desarrollo de la Institución y por ende de la Nación. Para esto se requiere consolidar la UP como el centro de investigación por excelencia del país; contribuir en la solución de los problemas nacionales y regionales, vinculando líneas de investigación con las políticas de Estado, los sectores productivos y las comunidades. Entre los temas que debemos abordar en nuestras investigaciones están: los problemas energéticos, hídricos, tierras, salud, seguridad pública y alimentaria, cambio climático e identidad cultural y nacional. Pero para fomentar la investigación, debemos crear conciencia a nivel gubernamental y empresarial, sobre su importancia para el desarrollo de un país y sensibilizarlos para que se invierta más recursos en la misma. Es necesaria una norma legislativa en donde un porcentaje del presupuesto de la UP, esté destinado exclusivamente a la investigación.

Debemos fomentar la transferencia de los resultados de investigación a los distintos sectores sociales. Crear un sistema con miras a ofertar nuestros potenciales y participar de licitaciones, para generar recursos para su sostenimiento y apoyo al desarrollo de las ciencias, las humanidades, administrativas y las artes. Pero para esto, debemos establecer programas de incentivos a los investigadores y de perfeccionamiento continuo a través de la cooperación nacional e internacional. Además, de impulsar las políticas de investigación mediante doctorados y postdoctorados, promoviendo la investigación y la extensión en la Institución.

Nuestra institución, debe establecer incentivos y facilidades de horarios a los docentes que obtengan financiamiento para sus proyectos de investigación. Debemos promover y estimular la partición en convocatorias de concurso para realizar proyectos de investigación, dando a conocer los organismos que apoyan la investigación y los procedimientos.

Es necesario crear un sistema que facilite la movilidad de docentes investigadores y estudiantes que contribuyan a enriquecer los núcleos de investigación. Promover y valorar la publicación en revistas indexadas, los resultados de los proyectos de investigación, los trabajos de tesis, las patentes y dar estímulos a sus ejecutores. Es menester revisar el sistema de evaluación y los procedimientos referentes a las ejecutorias producto de investigaciones. Es imperioso realizar jornadas académicas de estudiantes de postgrado y pregrado, con el objetivo de difundir sus proyectos de investigación o trabajos de graduación; y motivar a la empresa privada a premiar los trabajos más destacados. Por todo lo planteado, es imprescindible crear la Carrera de Investigación, ya que el futuro de nuestra universidad está fundamentado en la investigación.

CATEDRÁTICO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ.

Los estudiantes y la renovación universitaria

Eduardo Flores Castro

Los estudiantes son la principal razón de todo proceso educativo. De aquí que el eje central de la renovación universitaria es la revisión y actualización del perfil del egresado, teniendo como horizonte el centenario de la Universidad de Panamá en el año 2035. En este debate renovador han de participar todos los universitarios y la sociedad, pero especialmente los estudiantes como objeto y sujeto del proceso renovador.

Las realidades y tendencias de la educación superior nos indican que la universidad pública debe cumplir una doble misión: la de forjar los futuros profesionales con una formación científica y humanista de calidad mundial, y la de cimentar una alta conciencia social y responsabilidad ambiental. Esto conduce necesariamente a la evaluación de los contenidos de las carreras, las modalidades de los aprendizajes, la estructura académica, los períodos académicos, el servicio social universitario y la necesidad de la internacionalización de las formaciones, no solo a través de los contenidos sino mediante la movilidad estudiantil, intercambios con universidades de otros países, dobles titulaciones y otras variantes.

Si tomamos en cuenta que menos del 30 % de los estudiantes que se matriculan en primer año terminan sus carreras, debemos estudiar la posibilidad de crear títulos intermedios. De esta forma, un joven que se tenga que retirar después de haber aprobado dos años de su carrera, tendrá la posibilidad de ejercer una profesión.

La drástica disminución de la matrícula estudiantil de la Universidad de Panamá, en los últimos 15 años, exige un profundo análisis sobre las reales causas, a fin de hacer las rectificaciones que estimulen el aumento de la convocatoria a sus aulas. Al respecto, es necesario señalar que el costo popular de la matrícula debe mantenerse, para así facilitar que nuestra población tenga acceso a la educación universitaria. Es preocupante que miles de jóvenes no ingresan a la universidad, lo que se refleja en una tasa de escolaridad universitaria muy por debajo del 50 % que ha establecido la Unesco para que un país pueda alcanzar su desarrollo.

La infraestructura, los equipos y los servicios universitarios deben responder a las necesidades de los estudiantes. Entre otros requerimientos, es indispensable la disposición de Internet inalámbrico con mayor rapidez y sin restricciones, modernos laboratorios, equipos de tecnología informática suficiente, proceso de matrícula en línea eficiente, mejorar los servicios del sistema de bibliotecas con apoyo tecnológico y ampliación de sus horarios de atención. Hay que reorganizar el servicio de protección para garantizar la seguridad. También los servicios de cafetería deben reorganizarse con ayuda de nutricionistas para garantizar la calidad de las comidas y establecer horarios más adecuados. Por medio de alianzas externas, es imperante la creación de un robusto programa de becas por méritos y por necesidades económicas.

El proceso de renovación universitaria reclamado tiene que tomar en cuenta las nuevas características de los actuales estudiantes. Las dos terceras partes de la matrícula es femenina y la mayor parte de los estudiantes son de bajos ingresos familiares. Comparten las aulas estudiantes que trabajan con los que solo estudian, los procedentes del interior con los de la capital, indígenas, discapacitados, profesionales que estudian otra carrera y extranjeros. Habría que agregar las condiciones de ser hijos, padres, madres, casados, solteros, jóvenes y adultos.

La universidad no solo está llamada a formar profesionales sino también a promover líderes y ciudadanos con responsabilidad social. La organización y acción estudiantil en sus diversas expresiones, forma parte en la forja de nuevos liderazgos. Por eso hay que fijarse el propósito de tener estudiantes con memoria histórica, que estudien y valoren los hechos ejemplares protagonizados por las generaciones pasadas del movimiento estudiantil. Dentro de dos años, en el 2018, se conmemorará el centenario de la Reforma Universitaria de Córdoba de 1918, gesta estudiantil argentina que impactó a la América Latina. Esta es una excelente oportunidad para reflexionar sobre la historia de la reforma universitaria panameña y latinoamericana.

CATEDRÁTICO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ.

Un movimiento académico

Eduardo Flores Castro

En conmemoración del 76 aniversario de la Universidad de Panamá, un número plural de docentes, estudiantes y administrativos, hemos adoptado la decisión trascendental de constituir el Movimiento de Renovación Universitaria (MRU), organización abierta a la participación de egresados y ciudadanos comprometidos con la mejora de la calidad de la Universidad. Este movimiento se crea en base al pleno ejercicio de las libertades de reunión, organización, manifestación, pensamiento y expresión, consagradas en la ley y la Constitución Nacional.

El Movimiento de Renovación Universitaria tiene entre sus fines: promover el liderazgo académico en todo el sistema educativo nacional, desde una visión propositiva y participativa; construir un nuevo modelo de universidad que tenga como eje la renovación constante, entendiendo que esa es la mejor vía de defensa y acrecentamiento de la autonomía y su naturaleza pública. Demandar mejor calidad en la formación del estudiante universitario; crear conciencia sobre la necesidad de una nueva cultura que incluya la actuación ética, la transparencia y la rendición social de cuentas. Velar por el ejercicio de la democracia, las libertades y el respeto a los derechos de los docentes, estudiantes y administrativos, así como fortalecer los vínculos con los egresados y la sociedad.

Los organizadores del MRU ponen a disposición de los estamentos universitarios y la ciudadanía una opción de participación académica fiel a la defensa de las tradiciones democráticas de la Universidad, que preserve su carácter de institución pública, pero comprometidos con el imperativo de la renovación y mejora de su calidad.

El MRU aportará, desde su perspectiva académica, en la búsqueda de soluciones a los problemas nacionales, tales como el deterioro de nuestro sistema educativo, la crisis del sector salud, el aumento de la criminalidad y los peligros que puedan amenazar a la institucionalidad democrática. En síntesis, caminarán en el rumbo de una universidad que sea atenta de los afanes de nuestro pueblo.

Sobre elecciones en la UP

Panamá, 13 de febrero de 2015

Profesor Ricardo Parker
Presidente del Organismo Electoral
Universidad de Panamá

Respetado profesor:

Reciba un cordial saludo y los mejores deseos en las delicadas funciones que realiza en pro de nuestra Institución. El martes 3 de febrero de 2015, en un acto público realizado en el Ateneo de Ciencias y Artes, de la Sociedad de Ingenieros y Arquitectos, el profesor Gustavo García de Paredes, acompañado de autoridades universitarias, profesores, estudiantes y funcionarios administrativos de la Universidad de Panamá, hizo público lanzamiento de su candidatura a rector para el periodo 2016-2021.

Deseo realizar a usted, como máxima autoridad en nuestros procesos electorales, la siguiente pregunta: Si en el segundo semestre de este año, es cuando se realiza la convocatoria para las elecciones a rector de la Universidad de Panamá; y es en el próximo año, después de las postulaciones oficiales, cuando se permite hacer campaña electoral durante 30 días, ¿es legal que un profesor realice un acto público en donde anuncia que será candidato a rector para el periodo 2016-2021? En caso de no ser legal, ¿cabe alguna sanción para el profesor García de Paredes?

Finalmente, deseo que se investigue si para esta actividad de proselitismo político se utilizaron vehículos de la Universidad de Panamá y/o recursos de la institución para trasportar personas al citado acto.

En espera de su respuesta,

Eduardo Flores Castro

PROFESOR DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ

NÚMERO DE PROFESOR: 5160. CÉDULA DE IDENTIDAD: 3-66-717