La Universidad de Panamá en sus 79 años

Eduardo Flores Castro

La Universidad de Panamá, al celebrar su 79 aniversario, está a un año de ser una institución octogenaria y a 21 años de su centenario. Esto debiera llevarnos a que, más allá de los actos protocolares, reflexionemos sobre que es necesario adquirir conciencia de que nuestra alma máter reclama una nueva etapa en su vida interna y proyección externa, que involucre una renovación integral, indispensable para recuperar el liderazgo nacional.

Es obligante que, además de resaltar el aporte histórico que ha dado la Universidad al país, hagamos una correcta lectura de los actuales problemas que confronta, tales como la disminución de la matrícula estudiantil, pérdida de atención ante los temas nacionales, insuficiente visión de transformación académica a largo plazo, conformismo ante los resultados en la evaluación y acreditación, una evaluación docente poco motivadora, poca claridad en la política de reclutamiento y promoción docente, pérdida patrimonial en tierras y hostilidad ante la disidencia y las opiniones divergentes.

Para hacer frente a tales desafíos es insoslayable iniciar una nueva etapa institucional, mediante una novedosa reforma universitaria integral. Las mayorías universitarias valoramos nuestra Casa de Estudios y la defendemos hasta con el silencio para no causarle daño. La Universidad de Panamá está obligada a proponerse metas que sobrepasen las mínimas exigencias de la evaluación y acreditación. Debe renovarse constantemente, ser cada vez mejor, emular las mejores universidades del mundo y ser en todo su quehacer referente y modelo nacional.

La Universidad de Panamá, gracias al esfuerzo de sus docentes, es la mejor universidad del país, por lo que está llamada a cumplir su triple misión: formar profesionales de calidad, generar los conocimientos para mitigar los problemas que agobian a los connacionales y formar ciudadanos comprometidos con el desarrollo con equidad y con conciencia nacional.

No hay que esperar una invitación estatal o del sector privado para participar en las soluciones de los problemas nacionales, pues por su propia iniciativa la Universidad de Panamá debe convertirse en un espacio y laboratorio de ideas creativas y viables para la sociedad.

*CATEDRÁTICO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ.

Anuncios

Deje un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s