Ruptura de relaciones con los Estados Unidos

Eduardo Flores Castro / Catedrático de la Universidad de Panamá

La ruptura de las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos, como respuesta a la agresión del ejército estadounidense contra el pueblo panameño, en enero de 1964, la da a conocer públicamente el presidente Roberto Chiari al mediodía del 10 de enero. Pero, ¿cómo y de quién fue la idea de romper relaciones? He leído y escuchado varias versiones sobre este hecho, y lo más probable es que cada una de ellas contenga parte de la verdad.

El Dr. Eloy Benedetti señala que en la noche del 9 de enero de 1964, le entregó al presidente Chiari la nota que le había ordenado redactar el canciller Galileo Solís, en que rompíamos relaciones con los Estados Unidos. Lo que no nos dice el Dr. Benedetti es si el presidente Chiari le había dado instrucciones al canciller Solís de redactar dicho documento. Además, nos señala Benedetti, que cuando le entrega el documento al presidente, le impresionó el rostro adusto y severo de Chiari mientras lo leía, y que no le quedó la menor duda de que la decisión de romper relaciones diplomáticas ya la hubiera tomado con anterioridad.

El Licdo. Jorge Flores, en su ensayo “Cincuentenario de la Gesta Patriótica de enero de 1964”, nos señala que después de no ser atendida la demanda del presidente Chiari, de que las autoridades zonian detuvieran la agresión contra Panamá, a las 2:25 a.m. del 10 de enero, se le comunica al secretario de Estado de Estados Unidos Dean Rusk, en un cablegrama firmado por el ministro de Relaciones Exteriores Galileo Solís, después de una exposición de motivos y de calificar como injusta y despiadada agresión de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, lo siguiente: “cumplo con informar a vuestra excelencia, que debido a los sucesos a que antes me he referido, el Gobierno de Panamá considera rotas sus relaciones diplomáticas con su ilustrado Gobierno, y en consecuencia, ha impartido instrucciones a su Excelencia el Embajador Augusto Arango para que regrese cuanto antes a la Patria”.

En la madrugada del 10 de enero de 1964, la Federación de Estudiantes de Panamá decidió convocar a una gran asamblea general en el paraninfo universitario. De esta asamblea salió el manifiesto que en el primer punto solicitaba la ruptura de relaciones diplomáticas con el Gobierno de los Estados Unidos. Al llegar la marcha a la Presidencia y hacerle entrega del documento al presidente Chiari, este sale al balcón de la Presidencia y anuncia a la manifestación que abarrotaban las calles, la ruptura de relaciones diplomáticas con los Estados Unidos.

La noticia de la ruptura de relaciones la publica el diario panameño Star&Herald, en grandes titulares en su primera plana en la edición del 10 de enero de 1964. Entonces, ¿por qué si para la mañana del 10 de enero ya se conocía que Panamá había roto relaciones con los Estados Unidos, los universitarios insisten en este punto? Yo le hice esta pregunta al Dr. Adolfo Ahumada, dirigente estudiantil universitario de esta época, y me señaló: “El ministro Solís Palma nos había informado que existían fuertes presiones para que el presidente Chiari revocara la ruptura de relaciones, por lo que nuestra solicitud plasmada en la manifestación iba dirigida a que el presidente se mantuviera en esta decisión”.

Hace algunos años, tuve la oportunidad de conversar con Solís Palma (q.e.p.d.) sobre los hechos del 9 de enero de 1964, y le pregunté que como ministro de Educación de ese momento, cómo había sido el ambiente en la Presidencia. Él me respondió: “En el Gabinete prácticamente todos se oponían a la ruptura de las relaciones, su familia se oponía y los grupos de poder económico estaban presionando para que no lo hiciera, ya que temían que los Estados Unidos tomara represalias económicas contra el país”.

El 13 de enero, Chiari se reúne con el delegado estadounidense Thomas Mann. Al final de la conversación, Mann le informa que la inteligencia norteamericana había descubierto que los comunistas habían penetrado posiciones importantes dentro del gobierno panameño, que había algunos dentro de los consejeros del presidente, y que Fidel Castro trataría de introducir armas a Panamá. Ante esta aseveración, Chiari no hizo ningún comentario. Es probable que Mann al señalarle al presidente Chiari sobre ese infiltrado comunista en su gabinete se estuviera refiriendo al ministro Solís Palma.

Ante la gravedad de los hechos, y la negativa del ejército estadounidense de cesar la agresión armada contra la población panameña, y ante el apoyo y el clamor del pueblo, el presidente Chiari toma la muy difícil y patriótica decisión, y nos convertimos en el primer país de América que rompía relaciones con la primera potencia militar del mundo.

Anuncios

Deje un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s