Ruido de las alarmas: una legislación necesaria

Eduardo Flores Castro
Catedrático de la Universidad de Panamá

El ruido es el conjunto de fenómenos vibracionales aéreos, percibidos por el sistema auditivo, que provocan en el receptor una reacción de rechazo. A pesar que el ruido tiene un componente subjetivo, los gobiernos tienen la obligación de proteger a la población de este contaminante.

Algunos de los efectos que produce la exposición al ruido son: hipertensión, problemas cardíacos, impotencia sexual, aumento del umbral de percepción, sordera profesional y afectación en el aprendizaje. En las mujeres embarazadas, posibilita que el infante tenga posteriormente problemas cognoscitivos.

De acuerdo a estudios que hemos realizado, podemos señalar que la ciudad de Panamá está expuesta permanentemente a niveles de intensidad sonora por arriba de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud.

En una encuesta que realizamos a 2,000 personas en la ciudad de Panamá, se encontró que el ruido causado por las alarmas contra robos representa la cuarta causa de molestia sonora.

Mientras que algunos piensan que la solución para disminuir el ruido es aislando las edificaciones contra la penetración del sonido, somos de la idea que es más conveniente reducir el ruido en su origen.

Uno de los vacíos legislativos en nuestro país es la ausencia de normas que regulen la intensidad y tiempo de activación de las alarmas sonoras contra robo. Sobre este particular deseamos proponer a la Asamblea Legislativa y a la Autoridad Nacional del Ambiente la siguiente reglamentación:

Los sistemas de alarmas sonoros contra robo en locales comerciales, residencias y automóviles deben cumplir con las siguientes características:

La duración máxima de la señal sonora de las alarmas contra robo, no podrá exceder, en ningún caso, de 60 segundos, pudiéndose repetir la señal sonora un máximo de tres veces, separadas cada una de ellas por periodos de silencio que estará comprendido entre 30 segundos y 60 segundos de silencio.

El nivel sonoro máximo autorizado para estas alarmas será de 85 dBA medido a 3 metros de distancia en la dirección de máxima emisión.

Una vez terminado el ciclo total, no podrá entrar de nuevo en funcionamiento, autorizándose en este caso la activación de alarmas luminosas.

Una vez sea aprobada y publicada esta norma, se debe dar al país un periodo de 2 años de gracia, para que se aplique en toda la república.

Anuncios

Deje un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s