Méndez Pereira: un rector para la posteridad

Dr. Eduardo Flores Castro
Catedrático de la Universidad de Panamá

Por cumplirse este mes 122 años del nacimiento del Octavio Méndez Pereira y 55 años de su fallecimiento, consideramos oportuno presentar una breve semblanza del Maestro de Juventudes y del Precursor de la Educación Superior en Panamá.

Un Panameño Esforzado

Nace en la Ciudad de Aguadulce el 30 de agosto de 1887. Realiza sus estudios primarios en su tierra natal y los secundarios en la Escuela Normal de Varones de la Ciudad de Panamá, en donde se recibe de maestro con el primer puesto de honor en 1907. En ese momento, logra obtener premios por las composiciones: “La Tarde” y “Libertad y Licencia”.

Por sus méritos académicos, el gobierno del Presidente José Domingo De Obaldía le otorga una beca para estudiar en el Instituto Pedagógico de Santiago de Chile. En 1912, recibe el título de Profesor de Estado con Especialización en Castellano. En el Instituto Mercantil de Chile, obtiene el certificado de Contador Comercial, Agrícola y Bancario. En la Escuela de Bellas Artes de Chile toma un curso de Arte, y adicionalmente, realiza estudios de Jurisprudencia.

Durante su estancia en Chile funda y redacta la Revista Andina y colabora en los periódicos: EL Mercurio y El Diario Ilustrado. Representa a Panamá como delegado ante el III Congreso Internacional de Estudiantes, en donde presenta dos ponencias y es electo Vicepresidente de la Asamblea General del Congreso.

Un Educador Progresista

De vuelta a su patria, es nombrado en 1913 profesor del Instituto Nacional. Organiza la primera Asamblea Pedagógica y dirige la Revista de Instrucción Pública. Sus créditos relevantes lo llevaron a ocupar la Rectoría del Instituto Nacional, convirtiéndose bajo su dirección en el más prestigioso centro educativo del país. Ocupando este cargo, propone la progresista idea de transformar el Instituto Nacional en un colegio mixto, lo que provocó críticas y protestas.

En 1921, interviene activamente como voluntario para ciertas actividades en el conflicto fronterizo con Costa Rica (Guerra de Coto). En 1923, el presidente Belisario Porras lo nombra Secretario de Instrucción Pública, desde donde fundó escuelas y bibliotecas. Establece las primeras escuelas nocturnas del país, para permitir que los trabajadores pudiesen estudiar. Instituye el fondo de recompensa para el maestro. Propone y gestiona la Ley Orgánica de Educación, el Día de Maestro, el Día de la Escuela, el Día del Libro y la prohibición de la enseñanza religiosa en las escuelas públicas.

Fue señalado como uno de los instigadores del Movimiento Inquilinario de 1925 (protesta por los abusos de los casatenientes).

Un Ciudadano Excepcional

Se distinguió en los cargos de: Embajador plenipotenciario en Chile, Inglaterra y Francia, Embajador especial en Cuba, delegado ante la Sociedad de Naciones, la Organización de las Naciones Unidas, la Conferencia Internacional del Trabajo y el Congreso Bolivariano.

Ocupó la presidencia de la Academia Panameña de la Historia y fue miembro fundador de la Academia Panameña de la Lengua. Entre sus valiosas contribuciones a la literatura nos legó más de 20 obras. Se le considera como uno de los más eminentes cervantólogos hispanoamericanos.

Con el apoyo decidido del Presidente Harmodio Arias Madrid, logra la fundación de la Universidad de Panamá el 7 de octubre 1935. En 1946 coloca los cimientos de la ciudad universitaria y en 1950 la inaugura.

Un Universitario Valeroso

El maestro Octavio Méndez Pereira después de una vida dedicada a la formación de los jóvenes y a la cultura como expresión del espíritu, fallece el 14 de agosto de 1954, siendo Rector de la Universidad de Panamá. Él señaló:

“Yo he querido desde que la concebí, que la Universidad de Panamá, llegue a ser: la casa de la cultura del pueblo, la antena de sus afanes, dolores, alegrías y esperanzas, la fragua encendida de nuestro destino, el centro de estudio de los problemas panameños, la atalaya y fortaleza de nuestras libertades, la fuente de rebeldías sanas y de serenidad espiritual de los jóvenes por su recia contextura moral e intelectual”.

El Dr. Méndez Pereira propuso a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), un juramento para todas las universidades del hemisferio. Exhortamos a todos los universitarios que hagamos nuestro este juramento y que lo practiquemos con audacia, optimismo y valentía: “Juro luchar con toda mi capacidad por la dignidad del hombre, por la cultura, por la justicia, por la libertad, por el derecho de vivir en paz, sin miedo y sin amenazas, en un mundo donde impere limpiamente la democracia y la solidaridad humana.”

Anuncios

Deje un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s