Desafíos de la educación

Eduardo Flores Castro

El desarrollo sustentable y la disminución de la marginación social no se logran a través de programas de estructuración económica, sino a través de mejoras en la calidad de la educación. Por más que crezca la economía, nunca va a erradicar la pobreza, a menos que se acompañe con una transformación que mejore nuestro sistema educativo.

De aquí que se hace indispensable crear mecanismos nacionales e internacionales para medir la calidad educativa, como la participación en pruebas internacionales de conocimiento (Pisa, Timss y Pirls), pruebas en las que nuestro país no participa. Debemos establecer pruebas nacionales para evaluar el desempeño de cada centro educativo del país, y que estos resultados nos retroalimenten para hacer los ajustes necesarios.

Si deseamos elevar el nivel académico de nuestras universidades, debemos hacer efectiva la educación preescolar obligatoria en todo el país y ampliarla a la edad de tres años. Modernizar la educación universitaria implica mejorar la formación de los maestros y profesores de secundaria. El escoger la profesión de educador no debe ser el “Plan B” para los jóvenes. Pero, para que esto ocurra debemos incrementar significativamente los salarios de los educadores y ser más selectivos en el ingreso a las carreras de formación de docentes. Llegará el momento en que tendremos que exigir licenciaturas para ser maestros, maestría en la especialidad para ser profesores de media y doctorados en la especialidad para ser docente universitario.

Debemos reflexionar sobre el hecho de que solo el 46 % de nuestros jóvenes termina la educación media y que solamente el 70 % de los que se gradúan de la media ingresa a instituciones de educación superior. Esto cobra importancia cuando se ha señalado que para que una persona tenga la posibilidad de salir de la pobreza se requiere que por lo menos haya cursado un año de universidad. La educación es una cuestión de supervivencia.

Cada nueva administración del Ministerio de Educación hace una inversión millonaria en equipamiento de equipos de laboratorio, pero esto nunca se ve reflejado en una mejora de la calidad de la educación. Para que este equipamiento en la media sea exitoso, estos programas deben estar asesorados y dirigidos por las universidades del Estado que forman a los profesores que utilizarán dichos equipos. Solo con una adecuada formación y capacitación de los profesores de media se le puede sacar provecho a estas inversiones millonarias.

La mejora de la calidad de la educación no es responsabilidad exclusiva de los gobiernos. Ellos siempre preferirán transformaciones curriculares que se estructuren en un año, se apliquen en el siguiente año y se puedan utilizar publicitariamente en las próximas campañas electorales. Un proyecto de modernización de la educación se debe proyectar a 20 años. Debe iniciarse con el establecimiento de un pacto nacional por la educación, que involucre en la discusión a todos los sectores de la sociedad, que fije metas medibles de mejoras académicas y cree mecanismos para monitorear sus avances.

Anuncios

Deje un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s