Derrotemos el reeleccionismo

Dr. Eduardo Flores Castro

Sin sustentaciones académicas, aprobaron la modificación del Artículo 34 de la Ley Orgánica de la Universidad de Panamá para permitir que el actual rector se postule nuevamente al cargo, a sabiendas que éste ha dirigido la Institución durante 14 años. Tampoco fue debidamente justificado el rechazo a la proposición del voto igualitario, presentada a la Asamblea de Diputados por un grupo de estudiantes, mucho antes que la que presentaron las actuales autoridades.

No conforme lo actuado, también pretendía cambiar la ponderación del voto, a 1/3 por estamento, al igual que lo hicieron para el referendo. Esta ponderación significa que el voto de un funcionario administrativo vale más que el voto de un profesor y mucho más que el voto de un estudiante. Afortunadamente se pudo impedir que se cometiera este exabrupto. El interés de modificar la ponderación del voto en las elecciones universitarias, es un reconocimiento que la ponderación vigente es un serio obstáculo y reduce significativamente las posibilidades de que el rector sea reelecto.

Es pertinente dar a conocer que en el segundo debate en la Asamblea, a pesar de haber solicitado cortesía de sala por escrito, con cinco días de anticipación, no se me permitió la participación. Rehusaron el debate y la confrontación de ideas, prefirieron el camino fácil y negarme el derecho a presentar sólidos argumentos que demuestran que la reelección inmediata es perjudicial para la Universidad de Panamá.

Por otro lado, el Consejo General Universitario de la Universidad de Panamá debe convocar a la elección del Rector, el próximo mes de noviembre, por lo que es inadmisible que a pocos días de esta convocatoria se cambien las reglas de la elección de las autoridades, para favorecer así a una persona en particular.

No es ético ni moral, que una autoridad propicie el cambio de la ley que lo rige para favorecerse él mismo. Es lastimoso que nuestra Asamblea haya invertido esfuerzos y presupuestos para aprobar una modificación de nuestra Ley para beneficiar a un individuo, sobre todo cuando esta Ley fue presentada por el propio rector hace tan solo cinco años y ahora ya no convenía el artículo que él mismo presentó y defendió.

Las reelecciones han desembocado en una Institución controlada y clientelista. Descartar la reelección del Rector es al mismo tiempo exigir la democratización de la Universidad de Panamá. La reelección es el principal obstáculo del desarrollo de la Universidad, ya que una vez que empieza el período de un rector, se iniciarán las maniobras para una nueva reelección, lo que crea un malsano clima de politización permanente.

Durante el 75º aniversario de la Universidad de Panamá, no ha habido una sola reflexión trascendental sobre temas como: ¿Por qué se ha perdido el liderazgo educativo? ¿Por qué la institución no ha tenido una renovación académica integral? ¿Cuáles son las causas de la disminución en más de 20.000 estudiantes en los últimos 7 años? ¿Por qué no hay una planificación del mantenimiento y renovación de la infraestructura universitaria? ¿Qué debemos corregir para que estemos entre las 5,000 primeras universidades del mundo? ¿Por qué la Universidad ha dejado de ser centro de estudio y propuesta de solución a los problemas nacionales? Al contrario, la entidad ha quedado sometida a la propuesta politiquera de la reelección de una persona, cuyo saldo es un gran desgaste y estancamiento, lamentable para todos los universitarios y sobre todo para el país.

Anuncios

Deje un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s