Democratización de la universidad

Eduardo Flores Castro

Lo correcto era que la consulta del referendo universitario se hubiese regido por el voto igualitario o al menos por la ponderación que la Ley Orgánica tiene para la elección de las autoridades. Sin embargo, era tanto el temor al veredicto de los universitarios que acomodaron las reglas a su conveniencia. Disminuyeron la ponderación docente para igualarla a la ponderación del sector administrativo, y en vista de que el número de administrativos es menor al número de profesores, lograron que el voto de un administrativo valiera más que el voto de un docente y que el de un estudiante.

Se cometieron diversas faltas electorales al abusar de la autoridad para beneficiar al SÍ, colocando propaganda con el nombre del rector, lo que vició todo el referendo. Ya fue reconocido oficialmente por el organismo electoral que en algunas unidades, personas que no estaban habilitadas para votar ejercieron el voto, lo que hace dudosa y poco transparente las cifras finales.

Sin embargo, pese a la desigualdad de condiciones, reglas amañadas y vicios electorales, 10 mil 851 estudiantes votaron NO, mientras que sólo 9 mil 27 aprobaron el SÍ. A pesar de todas las imposiciones, sólo acudió a las urnas el 40% de los universitarios, y únicamente el 20.9% del total de los universitarios aprobó la modificación del Artículo 34 de la Ley, para que se permita la reelección perpetua del rector y demás autoridades universitarias.

Oponerse a la reelección perpetua es luchar por la democracia. Decirle no a la reelección del rector es poner la institución por encima de un capricho personal. Es necesario que la Universidad mejore su calidad académica y siga cumpliendo con su misión de ser la universidad de la nación panameña en el siglo XXI, pero para que ello ocurra se requiere un escenario democrático, sin reelección, que propicie la más amplia participación y convocatoria de talentos.

Esto incluye la democratización del propio equipo de la actual administración, permitiendo la libre participación a quienes pudieran aspirar a la máxima magistratura de la Universidad, pero por temor no se atreven a enfrentar al rector. Sin la presencia del fenómeno reeleccionista, existe la posibilidad de convertir la elección del próximo rector en un gran debate de propuestas y de compromisos institucionales para construir una universidad renovada con responsabilidad social y que rinda cuentas a la sociedad, ya que es de ahí de donde provienen los fondos que se le asignan.

El hecho de solicitar al Ejecutivo y al Legislativo reformar el artículo de la ley que prohíbe la reelección, puede tener graves consecuencias. Esto debilita la autonomía universitaria y posibilita reformas a otros artículos de la Ley. El costo de tener que someter nuestra Ley al rejuego de la Asamblea de Diputados podría significar que se tenga que responder a las exigencias de contraprestaciones, convirtiendo la universidad en un botín político.

Es un hecho notorio que el actual rector ha recibido una ola de críticas públicas sin precedentes, que es suficiente para que en un acto de sensatez y de ética política, desista del afán de reelegirse. Lo más peligroso es que se ha expuesto a la universidad, incluso a los ataques de personas que no han comprendido el valor de la educación superior pública.

Frente a los peligros que se ciernen sobre nuestra universidad, nos queda el camino de la unidad para defender su naturaleza pública, su autonomía y nuestro derecho a renovarnos con pertinencia. Debemos convertir la educación en un instrumento de justicia social, de desarrollo nacional y de liberación económica.

Anuncios

Deje un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s