Cuidemos la Universidad de Panamá

Dr. Eduardo Flores Castro
Catedrático de la Universidad de Panamá

Cuidar la Universidad de Panamá implica preservarla, guardarla, conservarla y mejorarla permanentemente. El cuidarla es ayudarla a alcanzar un alto nivel de calidad e incrementar su proyección a la sociedad a la cual se debe y evitar que las fuerzas que siempre atentan contra las instituciones públicas de educación superior le ocasionen perjuicio alguno.

Cada vez que se hacen escuchar una voz que disiente con el actual sistema de administración, las autoridades carentes de argumentaciones, se limitan a señalar que se trata de las acciones de los enemigos internos de la Universidad. Sin embargo, el cuidar y proteger nuestra institución también implica el respetar y exigir el cumplimiento de su Ley, su Estatuto y sus reglamentos.

Durante este año 2013, nuestra universidad ha transitado por algunos hechos que merecen una exhaustiva explicación a los universitarios y al país. El primero de ellos fue la remoción del Vicerrector Administrativo después de más de 6 años de estar familiarizado con sus funciones. Posteriormente, se dio la renuncia del Director de Ingeniería y Arquitectura, a menos de un año de haber sido designado, y por último tenemos la destitución intempestiva del Director de Asesoría Jurídica de la Universidad.

Esto último, ha levantado mucha intranquilidad entre los universitarios, ya que inmerso en este hecho están las denuncias que hace el exasesor jurídico en donde señala que su remoción se debe a que él se disponía a investigar la adjudicación de una posición de Profesor Titular a un docente de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas, para lo cual no se cumplió con el procedimiento de participar en concurso formal como exige nuestra legislación.

Los concursos para la adjudicación de cátedras son la esencia del quehacer académico de la Universidad. Cualquier acto que empañe la transparencia de estos concursos representa una afrenta y por lo tanto exigimos una pronta aclaración. Para los que hemos participado en un concurso después de muchos años de preparación, o para los más de mil profesores que esperan la apertura de un concurso a cátedra, esta denuncia nos llena de preocupación. Por consiguiente, a nombre de los más de cuatro mil profesores que componen el cuerpo docente de la Universidad de Panamá, exigimos una explicación, y si el caso lo amerita que se deje sin efecto la adjudicación y que los responsables sean sometidos a los correspondientes procesos administrativos y judiciales disciplinarios.

Todos debemos cuidar la Universidad de Panamá; los estudiantes, aprovechando los impuestos de los ciudadanos que se destinan para la formación de los profesionales que requiere la nación. Los administrativos, laborando de forma eficiente y procurando cada día ser mejores funcionarios. Los docentes, dando nuestro aporte diario a través de la docencia, la investigación y la extensión de sus conocimientos a la comunidad. Finalmente, las altas autoridades tienen el deber de cuidar la Universidad, administrando con equidad, invirtiendo su presupuesto con transparencia y eficacia, y cumpliendo con rigurosidad las normas y reglamentos de la institución.

Anuncios

Deje un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s