Adán Castillo Galástica

Eduardo Flores Castro
Catedrático de la Universidad de Panamá

El dramaturgo alemán Bertolt Brecht sentenció que los hombres que luchan toda la vida son los imprescindibles. Si esto es así, Adán Castillo Galástica es uno de los ciudadanos irremplazables de nuestro país. Nació en la ciudad de Panamá en 1939, hijo de humildes y laboriosos inmigrantes santeños. Como era de esperar cursó sus estudios en el Instituto Nacional, en donde desde los primeros días se distinguió como dirigente estudiantil. Militó junto a otros gloriosos aguiluchos en la Juventud del Partido del Pueblo y fue parte de la promoción de la que hoy se le conoce como la generación del 58, la cual escribió páginas gloriosas en defensa de la Nación.

Viaja a estudiar a Argentina, pero su pasión de quijote lo motiva a participar en este país de las luchas estudiantiles y sindicales. De regreso a su país y siendo estudiante de la Universidad de Panamá en 1964, participa de los trágicos y heroicos sucesos del 9 de enero. En esta época contrae matrimonio con su novia de siempre la profesora Elena Arrieta. Forma parte del Consejo Editorial del periódico proscrito por los gobiernos de la época El Mazo, Momento y posteriormente El Popular. En noviembre de 1968, habiendo nacido ya sus dos hijos mayores, Ita y Pipián, es encarcelado por el hecho de ser miembro del Partido Comunista. Permaneció en la Cárcel Modelo, junto a más de medio centenar de presos políticos, durante un año y medio. Estando recluido nace su segunda hija, cuyo nombre es decido por sus compañeros de celda y por consenso acuerdan llamarle Liliana Irina.

Al salir de la cárcel se dedica al ejercicio del periodismo y como les sucedió a muchos, después que Omar Torrijos retoma la dirección de régimen militar y le imprime un carácter nacionalista y de apertura ideológica, participa de lo que se le llamó el Proceso Revolucionario. Para esta época nace Cayo su cuarto hijo. Llega a ser Director de Radio Nacional, Director de Divulgación del MIDA y participa de los procesos de educación popular en la construcción de la hidroeléctrica Bayano. Es invitado a cubrir sucesivas cumbres de Los Países No Alineados y forma parte de la delegación especial que dio a conocer la causa de Panamá, para el rescate de la Zona del Canal a la soberanía nacional. Además, fue corresponsal en la guerra de liberación del pueblo nicaragüense contra Somoza.

Fue miembro fundador del PRD porque pensaba y pensó hasta sus últimos días, que la Nación debía tener una opción política tolerante desde el punto de vista ideológico, con sensibilidad y justicia social. Fue un hombre integralmente honesto que nunca se enriqueció ni aprovechó las posiciones que tuvo para sacar ventaja para él ni para sus familiares.

Su sensibilidad social lo lleva a preocuparse por la seguridad alimenticia del país y a la lucha por la preservación del ambiente. Es pionero en el periodismo agrario y ambiental, con el suplemento en la Estrella de Panamá, desde la década del 80 del siglo pasado, ‘Mi Campo’ y posteriormente ‘Nuestro Campo’. En la década de los 90, desarrolla programas en KW-Continente y RPC Radio sobre el sector agropecuario, en horas de la madrugada.

Fue un hombre creativo y audaz, una de sus últimas producciones fue la Red de Periodistas y Comunicadores Agro Ambientales de Panamá y el boletín electrónico Génesis. Hace tan solo tres semanas, inició un programa en Radio Mía, dirigido a los pescadores y la explotación sustentable de nuestros recursos marinos.

Ejerció el periodismo durante medio siglo, y recibió en vida varias distinciones: en el 2005 la Asamblea de Diputados le hizo un reconocimiento por sus aportes al periodismo agrario. En el 2009 se gana el Premio Lotería José Gabriel Duque en el campo de la Comunicación Social, con el ensayo ‘Información, Conocimiento y Manipulación: Plataforma para el Estudio Mediático en Tiempo de Electores’. En el 2010 la Fundación Mar Vida le hace un homenaje por su permanente esfuerzo en la preservación de la naturaleza. En el 2011, la Facultad de Comunicación Social de la Universidad de Panamá lo distingue en una ceremonia especial, y la Universidad Santa María la Antigua lo elige como ganador del Premio Victoria a la Excelencia Periodística.

Adán Castillo Galástica entregó su vida al Creador, en víspera de la noche de Navidad. Él hace cierta la frase de la Dra. Reina Torre de Arauz cuando señaló: ‘Ser institutor es una vivencia que jamás termina; y por eso somos aguiluchos para toda la vida’. Nos dejó un sin número de ensayos, libros y monografías. Entre ellos la novela inédita ‘La Santa del Chagres’ que relata la vida de las comunidades antes que fueran inundadas para la construcción del canal. Gracias Don Adán por sembrar en nuestros corazones el amor a la Patria.

Anuncios

Deje un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s